La CIA interviene en las elecciones en Honduras

Por: Edgar González Ruiz

Desde hace años, las fuerzas derechistas que operan en América Latina, con el apoyo y patrocinio de los sectores más reaccionarios de Estados Unidos, han tratado de legitimar a los gobiernos de esa filiación, y desacreditar a los de tendencia progresista, organizando misiones de supuestos “observadores electorales” que actúan de acuerdo con esas consignas.

Es conocido el papel que en la reciente época de Bush, y con el respaldo de este, jugaron organizaciones como el Instituto Republicano Internacional, el IRI, y el Fondo Nacional para la Democracia, NED, para desestabilizar al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

En otros casos, como el de México, organizaciones derechistas, como la Asociación Nacional Cívica Femenina, Ancifem, han recibido apoyo del IRI para llevar a cabo proyectos de “observación electoral” tanto en el país como internacionalmente. Por ejemplo, en el 2000, IRI y NED otorgaron 270,407 dólares ala Ancifem para “impulsar la participación de las mujeres en el proceso electoral mexicano”, es decir, para apoyar la llegada de la derecha al poder en las elecciones mexicanas de ese año.

Ahora, personajes de la CIA, lo mismo que organizaciones como la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), que también ha sido muy importante en la geopolítica de la ultraderecha, IRI, NED y otras, están brindando apoyo a las elecciones organizadas por el golpista Micheletti, que en junio pasado encabezó el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, quien ha llamado a boicotear esas elecciones, que dice son ilegales porque están siendo conducidas por el Gobierno de facto de Roberto Micheletti.

En algunos círculos de las ONG derechistas ha trascendido que a mediados de noviembre, en la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa, Simon Henshaw, segundo jefe de esa representación e identificado como agente de la CIA en ese país (véase Ingo Niebel “La segunda intentona de Obama, otra vez con ayuda alemana” en
http://www.taringa.net/…/Honduras:-Ataque-al-ALBA-descubre-a-los-agentes-de-la-CIA.html)convocó a una reunión para garantizar el éxito de los comicios organizados por Honduras.

A la misma fueron invitados reepresentantes de la USAID, IRI, NED, FUPAD (Fundación Panamewricana para el Desarrollo), NDI (National Democracy Institute), la Fundación Arias (creada en 1987 por el político Oscar Arias, actual presidente de Costa Rica)y “Hagamos Democracia” (integrada principalmente por grupos religiosos de Honduras: Pastoral Social de la Iglesia católica- Caritas de Honduras; Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH); así como la Federación de Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras (FOPRIDEH) y la Universidad Metropolitana de Honduras (UMH)),

La Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD) es una ONG cuyos mayores ingresos proceden de la USAID y que “trabaja bajo las directrices estratégicas del Departamento de Estado”. (Véase: Nydia Egremy “FUPAD, organización auspiciada por transnacionales” en http://www.kaosenlared.net/noticia/fupad-ong-auspiciada-transnacionales

En esa reuniín, Henshaw instruyó a los asistentes a organizar una misión “independiente” de observación electoral, que esté presente en las elecciones del 29 de noviembre, y que estaría en realidad manejada por el IRI, a través de Alex Sutton, director regional de ese Instituto para América Latina y el Caribe.

Sutton ha desarrollado proyectos del IRI para Bolivia, Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador Guatemala, Mexico, Nicaragua, Peru and Venezuela, y de 1992 a 96 trabajó en países de Europa del Este, en la destrucción de las estructuras socialistas, eufemísticamente llamada la “democratización” de esa zona. (www.iri.org/bio_sutton.asp)

Asimismo, se prevé que en las actividades de apoyo a las elecciones convocadas por el gobierno golpista podrían participar otros personajes y grupos de la derecha latinoamericana, de Paraguay y Honduras, lo mismo que de la ODCA (Organización Demócrata Cristiana de América, presidida por Manuel Espino, político de la derecha mexicana).

En el contexto de la ambigua política internacional de Obama, siguen vivos los proyectos ultraderechistas impulsados desde Estados Unidos en detrimento de los pueblos latinoamericanos y uno de cuyos objetivos es apoyar directa o indirectamente al gobierno golpista de Honduras.

C0MUNICADO No. 40

Frente Nacional de Resistencia Popular Contra el Golpe de Estado

DENUNCIA EL FRACASO DE LA FARSA ELECTORAL

Con plena satisfacción anunciamos al Pueblo hondureño y a la comunidad internacional que la farsa electoral montada por la dictadura ha sido contundentemente derrotada debido a la raquítica afluencia de votantes a las urnas, a tal grado que el Tribunal Electoral golpista tuvo que prorrogar una hora más la votación hasta las 5 p.m.

Lo que está a la vista no quiere anteojos. El monitoreo que nuestra organización hizo a nivel nacional, nos arroja que el nivel de abstencionismo es como mínimo del 65 al 70%, el más alto en la historia nacional, lo que implica que apenas votó un máximo del 30 al 35% del electorado. En esta forma el pueblo hondureño ha castigado a los candidatos golpistas y a la dictadura, quienes ahora están en el aprieto de cómo mostrar ante la opinión pública internacional un volumen de votantes que no existió.

Denunciamos que para eso han recurrido a maniobras fraudulentas como el ingreso de salvadoreños, afines del Partido ARENA, traídos para votar a nuestro país, tal como fue denunciado por los campesinos en el municipio de Magdalena, Intibucá. Y debemos esperar que intenten incrementar el volumen electoral mediante la manipulación electrónica.

La desesperación del régimen de facto es tal que ha reprimido brutalmente la manifestación pacífica que se realizó en la ciudad de San Pedro Sula, en la cual resultaron varios compañeros heridos, golpeados y detenidos; y se reporta un desaparecido. Entre los heridos se informa de un reportero de REUTER y se reporta la detención de dos religiosos del Consejo Latinoamericano de Iglesias que hacían labor de
observación en derechos humanos.

Considerando que este resultado representa una gran victoria del pueblo hondureño, el Frente nacional de Resistencia invita a todo el pueblo hondureño en resistencia a celebrar el día de mañana la derrota
de la dictadura.

Se convoca en Tegucigalpa a una Gran Asamblea el día de mañana lunes 30 de noviembre a partir de las 12 del medio en la sede del STYBIS y a la gran Caravana de la Victoria contra la Farsa Electoral a partir de
las 3 p.m. saliendo de Planeta Cipango.

¡RESISTIMOS Y VENCEREMOS!
Tegucigalpa, M.D.C. 29 de noviembre de 2009

Desmiente Manuel Zelaya que haya pedido asilo a Lula

Propaganda en San Pedro Sula que llama a lugareños a no convalidar la elección organizada por los golpistas

Periódico La Jornada

Domingo 29 de noviembre de 2009, p. 21

Tegucigalpa, 28 de noviembre. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, quien hoy cumple cinco meses de haber sido derrocado, dijo a medios que “no es cierto” que esté “pidiendo asilo en Brasil, ni en otro país”. Esto coincide con la postura oficial de Brasilia que anunció que no reconocerá al nuevo gobierno de Honduras que resulte electo este domingo, como afirmó el pasado jueves el ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, lo que estableció el escenario para un posible choque con Washington.

Al ser consultado por la prensa sobre si Brasil reconocería al gobierno de Honduras que resultará de las cuestionadas elecciones, Amorim fue bastante sucinto: “No, no lo va a reconocer”.

Washington –que condenó el golpe– no ha anunciado una posición oficial sobre las elecciones, pero ha sugerido que apoyará el resultado debido a su postura de que el reconocimiento de los comicios no depende del restablecimiento de Zelaya.

Ni Micheletti ni Zelaya –quien ha estado refugiado en la embajada brasileña en Tegucigalpa bajo amenaza de arresto desde que volvió a escondidas al país centroamericano en septiembre pasado– se presentaron a los comicios.

“Un golpe de Estado no puede ser legitimado como forma de cambio político”, agregó Amorim esta semana, antes del comienzo de una cumbre sobre clima de naciones amazónicas que se celebró en la ciudad de Manaos.

El asesor especial para Asuntos Internacionales de la presidencia de Brasil, Marco Aurelio García, dijo esta semana que Estados Unidos se arriesga a mancillar las relaciones con gran parte de América Latina si reconoce las elecciones hondureñas. Los latinoamericanos no respaldarán al ganador de los comicios, afirmó.

Zelaya, en tanto, reiteró que las elecciones hondureñas de este domingo son “ilegales” y culpó al gobierno de Estados Unidos y al régimen de facto que preside Roberto Micheletti de haberse puesto de acuerdo para dejarlo fuera de la contienda electoral.

El gobierno de facto maquina atentados para sacar de calles a opositores

Arturo Cano Enviado

Tegucigalpa, 28 de noviembre. En la República Oriental del Uruguay este domingo ocurrirán las elecciones más cuestionadas de la historia del país. Y no se refiere esta nota al encuentro en las urnas entre José Mujica y Luis Alberto Lacalle, sino a la escuela primaria que lleva el nombre del país del sur y donde este domingo podrán ejercer su voto unos 20 mil habitantes de la colonia Hato del Medio, uno de los bastiones de la resistencia, según reconocen incluso tres militantes del Partido Nacional, que vigilan el lugar desde un día antes.

La imagen que ofrece la escuela República Oriental del Uruguay es un retrato del país. Afuera, unos siete militares y cuatro policías están a cargo “del resguardo” desde hace varios días. Junto a la puerta, la pared izquierda luce una lámina que presume la remodelación del edificio escolar, con cargo al “presidente constitucional José Manuel Zelaya Rosales”. En la pared de la derecha, detrás de dos soldados, una gran pinta dice: “No a las elecciones”. Sólo faltan los heridos y unos cohetes.

Ah, y la voz de un locutor como la que bombardea todo el día a los hondureños: “¡Qué bonito ambiente prelectoral! ¡Amigos radioescuchas, en la calle parece que fuera Nochebuena!” Está feliz el locutor con la “fiesta de la democracia”. Tanto, que cuando lee un mensaje ofensivo, dice: “¡Qué bonito, gracias que nos dicen golpistas!” Los reporteros de canal 7 usan una muletilla antes de decir sus nombres: “Por una Honduras en libertad y democracia, reporta desde Intibucá, fulanito de tal…”

La tarde de sábado cierra con dos reportes de bombazos, sin víctimas. Una en un autobús de la norteña San Pedro Sula y otra en una escuela del departamento Lempira. También se sigue reportando una supuesta explosión, la noche del viernes, en la estación de la “Nochebuena”.

El hecho más grave ocurre la noche del viernes, cuando militares disparan contra un vehículo que no respeta el alto en un retén, cerca de las oficinas del Estado Mayor de las fuerzas armadas. La policía confirma dos heridos de gravedad. Uno de los heridos, Angel Salgado, de 33 años, conducía el vehículo. El retén no contaba con señales suficientes y al toparse con él, Salgado hizo derrapar su auto. Los militares dispararon entonces. El hombre recibió un tiro en la cabeza. “Es un crimen premeditado y los doctores nos dicen que ya no se puede hacer nada”, afirman sus familiares en el hospital Escuela.

Una delegación de Amnistía Internacional demanda que se investigue el hecho y que los responsables respondan ante la justicia. De lo contrario, “éste será otro impactante caso de cómo los hondureños pueden perder sus vidas en manos de la policía y de los militares, que actúan sabiendo que nunca tendrán que rendir cuentas”, dice Javier Zúñiga, jefe de la delegación que visita el país.

Falsas vacaciones de Micheletti

Por la tarde, la mayoría de los medios hondureños –mientras la antigolpista Radio Globo sólo transmite música –empiezan a difundir el reporte del “desmantelamiento de una célula terrorista”. La policía informa haber hallado mechas, dinamita, un manual para fabricar bombas y otra para usar lanzacohetes RPG-7. En primer plano, convenientemente, colocan una bandera de Venezuela.

También en horas de la tarde, la resistencia informa del allanamiento de la sede de la Red Comal, una comercializadora solidaria ubicada en Siguatepeque, dos horas al norte de Tegucigalpa. Según el testimonio de miembros de la resistencia, unos 45 soldados entraron a patadas, catearon a los ocho empleados presentes y les leyeron una nota que informaba que harán cateos en “todos los lugares considerados peligrosos”.

“No están llamando a un proceso electoral sino a una guerra”, dice el líder magisterial Eulogio Chávez, frente a la escuela República de Uruguay, y recuerda que en días recientes la televisión ha machacado con mensajes sobre la “seguridad” de los comicios mientras muestra imágenes de soldados “tirados en el piso y apuntando”.

“Un grupúsculo está tratando de que no vayan a votar, por eso están lanzando granadas”, dice por la mañana el candidato liberal Elvin Santos, empresario y vicepresidente de Zelaya, quien aparece en estos comicios a la derecha del también derechista aspirante del Partido Nacional, Porfirio Lobo, y para demostrarlo anuncia que sacará a Honduras de la Alternativa Bolivariana de la Américas, a la que pertenece desde agosto de 2008. “No soy partidario de que se mantenga esa alianza, que sólo nos ha creado un enorme problema que hoy nos tiene polarizados”.

En la misma línea anda Roberto Micheletti, quien teóricamente está fuera del gobierno, pero que declara en la radio que “don Hugo Chávez no se va a detener, ni en este momento ni más adelante, él va a continuar tratando de boicotear el derecho que tenemos los hondureños de ser libres”.

El presidente de facto dice a la emisora HRN que en estos días se ha dedicado a recibir a los “visitantes de varias partes del mundo” que han llegado a la gran “fiesta electoral” hondureña.

Aunque organismos calificados, como la Organización de Estados Americanos y el Centro Carter, no enviaron observadores a los comicios hondureños, el embajador estadunidense, Hugo Llorens, da la bendición final: “Sabemos que el proceso electoral tiene mucha legitimidad, porque fue adoptado desde antes del 28 de junio, que tienen candidatos legítimos que fueron escogidos en procesos de primarias el año pasado”.

La bendición anticipada difícilmente será retirada, aunque los mismos líderes liberales y nacionales reconozcan que “siempre ha habido fraude en las elecciones”.

Ahora, aunque “muy poca gente salga a votar, los golpistas van a decir que hubo gran participación”, dice el profesor Chávez, quien asegura que el gobierno de facto está “trayendo gente del interior para que se hagan largas filas este domingo en la capital, porque es donde va a estar concentrada la prensa internacional”.

El presidente y los astrólogos

La dirección del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado “bajó la instrucción”, a sus miembros, de no salir de sus casas este domingo. “Decidimos no arriesgar a la gente”, dice Eulogio Chávez, quien evade referirse al llamado del presidente Zelaya para que sus seguidores salgan a las calles, pese a que, desde hace al menos dos días, los dirigentes del frente decretaron el “toque de queda popular”.

Zelaya llama a la protesta callejera desde la embajada de Brasil. Se comunica por teléfono a la asamblea de la resistencia y es ovacionado. Varias organizaciones de San Pedro Sula, la segunda ciudad en importancia del país, llaman a una marcha de la resistencia para este domingo. Y lo mismo hacen grupos en barrios y colonias.

La dirección del frente, sin embargo, no cambia su decisión.

Ya por la noche, Zelaya insiste, en una llamada a Contacto Latino, programa radiofónico de Los Ángeles, California, que también se escucha en Honduras.

“En estas elecciones, los únicos informes que vamos a tener son de la dictadura, pero yo anticipo un abstencionismo de 50 por ciento, lo que va a hacer ilegítimo este proceso”.

A saber, en la pasada elección, el abstencionismo fue de 48 por ciento. Y a los 4.6 millones de electores hay que restar, de entrada, entre 850 mil y un millón de hondureños que residen en Estados Unidos.

Con todo, las fuerzas armadas están haciendo una intensa labor de promoción del voto, y lo mismo hacen las asociaciones de empresarios. En los últimos días se han multiplicado las denuncias de trabajadores que dicen haber sido amenazados con el despido si no llegan con el dedo entintado el próximo martes.

–¿Qué llamado hace al pueblo hondureño para este domingo? –le preguntan a Zelaya.

–Que salgan a enseñar sus manos limpias, a mostrar que sus manos no se manchan con una dictadura –dice el presidente cautivo.

Al final, al parecer, cada contingente de la resistencia decidirá lo que crea mejor.

A Zelaya también lo cuestionan sobre la versión de que tras las elecciones saldrá al exilio: “Estamos firmes; un político no habla del futuro, sino del presente. Los astrólogos hablan del futuro”.

Los temores de los nacionalistas

Los militantes del Partido Nacional temen que en estas elecciones, como en las de hace cuatro años, “haya fraude” contra su candidato Porfirio Lobo.

Lo dicen tres militantes de ese partido que desde un día antes vigilan la escuela “República Oriental del Uruguay”.

–¿Y qué van a hacer si les hacen fraude?

–Pelear el gane –dice Olga Marina Cruz, ya preparada para, este domingo, recorrer la colonia lista en mano para traer a los “nacionalistas que tengan miedo” a depositar su voto.

Los tres militantes que vigilan son nacionalistas convencidos, es decir, de derecha sin rubor: “Aquí nadie quiere vivir con la izquierda”.

Saben que su candidato estudió brevemente en la Unión Soviética, pero juran que no tienen nada de ñángara, como se les dice aquí a los izquierdistas (ñángara es una llaga en la piel). Y juran que se pondrían en contra de él si diera un viraje estilo Zelaya.

También son realistas. “Aquí todos han violado la Constitución: Pepe (Lobo) no podía ser candidato y lo fue; Micheletti no podía ser candidato y lo fue; Elvin (Santos) no podía y lo fue. Aquí todos violan la Constitución”, admite Javier Alexis Flores.

Según los artículos intocables o pétreos de la Constitución hondureña, no pueden aspirar a la presidencia durante el ejercicio de sus cargos, ni el presidente del Congreso ni el vicepresidente. Micheletti y Lobo eran presidente del Congreso y fueron candidatos. Y Santos era vicepresidente.

Por eso, Flores está de acuerdo en reformar la intocable Constitución hondureña para abrir la puerta a la relección presidencial (existe para todos los demás puestos públicos).

–¿Y trabajarían por la relección de Lobo si gana esta vez?

–Habría que ver cómo trabaja y si le parece a Estados Unidos –dice Olga Marina.

–¿Cómo?

–¿Qué no saben que a los presidentes de Honduras los pone Estados Unidos?

Y, a como pintan los sucesos de los últimos meses, también los quita.

La “fiesta electoral” y la fiesta de la resistencia

Café Guancasco junta más gente que la resistencia en sus últimos mítines frente al Congreso. Es quizá una prueba de cómo el movimiento de resistencia no se limita a las acciones convocadas por su dirigencia central, sino se extiende a lo largo y ancho del país (la primera movilización realmente nacional, que ha rebasado en duración a la mítica huelga de 1954 contra las compañías bananeras, que dio lugar al Código del Trabajo).

Café Guancasco toma su nombre de una fiesta de los indios lencas y está integrada por varios jóvenes que han participado una y otra vez en los toquines de la resistencia, en las marchas.

La noche del viernes presenta su primer disco, con muchas de las rolas que se han vuelto himnos en los cinco meses desde el golpe de Estado.

“Nos piden una canción dedicada al cardenal (Óscar Rodríguez) y al pastor Evelio Reyes (ambos con el golpe de Estado) y aquí va”. Y entonces los muchachos cantan Votos de santidad, su negativa al diezmo: “Y para qué dar/ si al final van a sacarme en cara/ mis noches y alboradas,/ me van a mandar al hondo infierno/ por profesar versos izquierdos/ que les llaman blasfemar”.

La fiesta es un mitin de la resistencia, nocturno, con cervezas y baile sin parar.

Se prenden los chavos con El club de los idiotas, dedicada a todos los golpistas, en un concierto que Guancasco arma a pesar de las amenazas recibidas y también de las comedidas advertencias de gente de la misma resistencia que señala que “no es el momento”, por el clima de terror creado desde el gobierno de facto.

Los jóvenes hacen su concierto y cantan: “este es el club de los idiotas/ donde los idiotas se olvidaron de vos” (www.youtube.com/watch?v=MoRIZpeEOLo&feature=related).

Y también, claro, hacen su último llamado a no votar: “¡No vamos a decir la palabra esa que comienza con e, la cosa esa del domingo!”, grita Pavel Núñez, compositor y cantante del grupo, antes de que 250 jóvenes salten largos minutos al ritmo de la “trova experimental” de Guanacasco y se cierre la noche con las cabezas de arriba abajo al grito de: “¡El que no brinque es golpista!”.

http://www.jornada.unam.mx/2009/11/29/index.php?section=mundo&article=021n1mun

Elecciones ilegales en Honduras y la hipocresía de Washington

Por Eva Golinger

³¿Qué vamos a hacer, quedarnos sentados durante cuatro años y simplemente condenar al golpe?² ­ declaraciones de un alto oficial del Departamento de Estado en Washington ayer.

Las verdaderas divisiones en América Latina ­ entre la justicia y la injusticia, democracia y dictadura, derechos humanos y derechos de corporaciones, el poder popular y la dominación imperial ­ nunca han estado tan visibles como hoy. Los movimientos de los pueblos por toda la región para transformar sistemas corruptos y desiguales que han aislado y excluido la mayoría de las naciones latinoamericanas, están hoy exitosamente tomando el poder de forma democrática y construyendo nuevos modelos fundamentados en la justicia económica y la justicia social. Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador están en la vanguardia de estos movimientos, mientras que otras naciones, como Uruguay y Argentina se están moviendo con un paso un poco más lento hacia el cambio.

La región históricamente ha sido plagada por una injerencia brutal de Estados Unidos, la cual ha buscado a todo costo dominar y controlar los recursos estratégicos y naturales contenidos en este territorio abundante. Con la excepción de la desafiante revolución cubana, Washington logró instalar regímenes títeres por toda América Latina a finales del siglo XX. Cuando Hugo Chávez ganó la presidencia en 1998 y la revolución bolivariana comenzó a florecer, el balance del poder y el control imperial sobre la región se debilitaban. Ocho años del gobierno de George W. Bush trajo de nuevo los golpes de estado a la región, en Venezuela en 2002 contra el Presidente Chávez y en Haití en 2004 contra el Presidente Aristide. El primero fue derrotado por una insurrección popular masiva del pueblo, y el posterior logró secuestrar y derrocar a un presidente ya no conveniente para los intereses de Washington.

A pesar de los esfuerzos de la administración de Bush de neutralizar la expansión de revolución en América Latina, a través de golpes, sabotajes económicos, guerra mediática, operaciones psicológicas, intervención electoral y un incremento en la presencia militar, naciones justo a la frontera estadounidense, como Honduras, El Salvador y Guatemala eligieron presidentes con tendencias izquierdistas. La integración latinoamericana se consolidó con UNASUR y ALBA, y las garras del poder de Washington comenzaron a desaparecer.

Henry Kissinger dijo en los años setenta, ³si no podemos controlar a América Latina, ¿cómo vamos a dominar al mundo?² Esta visión imperialista está muy vigente hoy. La presencia de Obama en la Casa Blanca fue vista de forma errónea por muchos en la región como un señal de un final a la agresión estadounidense en el mundo, y especialmente aquí, en América Latina. Por lo menos, muchos pensaban que Obama disminuiría las crecientes tensiones con sus vecinos en el sur. Por cierto, el mismo, el nuevo presidente de Estados Unidos, hizo alusiones a tales cambios.

Pero ahora, la estrategia del ³Smart Power² (poder inteligente) de la administración de Obama ha sido desenmascarada. Los abrazos, intercambios de manos, sonrisas, regalos y promesas de ³no más intervención² y ³una nueva era² realizadas por el Presidente Obama mismo ante los líderes de las naciones latinoamericanas durante la Cumbre de las Américas en Trinidad en abril pasado, se han convertido en cínicos gestos de hipocresía. Cuando Obama llegó al poder, la reputación de Washington estaba decayendo. Los intentos débiles de ³cambiar² la relación Norte-Sur en las Américas han resultado en una situación peor, reafirmando que la visión de Kissinger sobre la importancia de controlar ésta región es una política de estado de Washington que no depende de ningún partido o jefe de estado.

El papel de Washington en el golpe en Honduras contra el Presidente Zelaya ha sido evidente desde el primer día. El financiamiento contínua a los golpistas, la presencia militar del Pentágono en Soto Cano, las constantes reuniones entre funcionarios del Departamento de Estado y el embajador de EEUU en Honduras, Hugo Llorens, con los golpistas, y los intentos cínicos de forzar una ³mediación² y ³negociación² entre los golpistas y el gobierno legítimo de Honduras, son evidencias contundentes sobre las intenciones de Washington de consolidar esta nueva forma de ³golpe inteligente². La insistencia pública inicial del gobierno de Obama sobre la legitimidad de Zelaya como presidente de Honduras rápidamente desapareció luego de las primeras semanas del golpe. Los llamados para la ³restitución del órden democrático y constitucional² en Honduras fueron cambiadas por cuchicheos débiles repetidos por las voces monótonas de los voceros del Departamento de Estado.

La imposición del presidente de Costa Rica, Oscar Árias ­ una ficha de Washington ­ para ³mediar² la ³negociación² ordenada por Washington entre los golpistas y el Presidente Zelaya fue un circo. Del primer momento, era obvio que el Departamento de Estado estaba promoviendo una estrategia de ³ganar tiempo² para consolidar el golpe en Honduras. La falta de sinceridad de Árias y su complicidad en el golpe fue evidente desde la misma mañana del violento secuestro y el exilio forzado de Zelaya. Altos funcionarios del Pentágono, el Departamento de Estado y la CIA presentes en la base de Soto Cano, controlada por Washington, arreglaron el transporte de Zelaya a Costa Rica. Árias había ya expresado su disposición, de forma subserviente, para refugiar al presidente ilegamente exiliado y de no detener aquellos secuestradores que pilotearon el avión que ­ en violación del derecho internacional ­ llegó al territorio costariquense.

Hoy, Oscar Arias ha hecho un llamado a todas las naciones del mundo para ³reconocer² a las elecciones ilegales e ilegítimas que están tomando lugar en Honduras. ¿Porqué no?, ha dicho Árias, si no hay fraude o irregularidades, ³¿porqué no reconocer a un nuevo presidente? El Departamento de Estado y hasta el propio presidente Obama han dicho lo mismo y están llamando ­presionando ­ a sus aliados de reconocer a un nuevo régimen en Honduras, elegido bajo una dictadura. El fraude y las irregularidades ya están presentes, considerando que hoy, ninguna democracia existe en Honduras que permitiría las condiciones adecuadas para un proceso electoral. Y el Departamento de Estado admitió hace dos semanas que están activamente financiando el proceso electoral y las campañas electorales en Honduras desde hace tiempo. Y los ³observadores internacionales² enviados para dar credbilidad al proceso ilegal en Honduras son todas agencias y agentes del imperio. El Instituto Republicano Internacional (IRI), y el Instituto Demócrato Nacional (NDI), dos agencias creadas para filtrar el financiamiento de la USAID y la NED a partidos políticos en el exterior para promover la agenda estadounidense, no solamente financiaron a los grupos involucrados en el golpe de estado en Honduras sino ahora están ³observando² las elecciones. Grupos terroristas como UnoAmerica, dirigido por el golpista venezolano Alejando Peña Esclusa, también han enviado ³observadores² a Honduras. Y el terrorista criminal miamero-cubano Adolfo Franco, antiguo director de la USAID, es otro ³pesado² en la lista de los observadores electorales hoy en Honduras.

Pero la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro Carter, que no son entidades ³izquierdistas², han condenado al proceso electoral en Honduras como ilegítimo y rechazaron enviar observadores. Lo mismo lo han hecho las Naciones Unidas y la Unión Europea, tanto como la UNASUR y el ALBA.

Washington está sólo, junto a sus regímenes títeres en Colombia, Panamá, Perú, Costa Rica e Israel, como las únicas naciones que públicamente han indicado su reconocimiento del proceso electoral en Honduras. Un alto funcionario del Departamento de Estado declaró ayer al Washington Post, “¿Qué vamos a hacer, quedarnos sentados durante cuatro años y simplemente condenar al golpe?” Bueno, Washington se ha quedado sentado durante 50 años rechazando reconocer al gobierno cubano. Pero eso es porque el gobierno de Cuba no le conviene a Washington. Y el régimen dictatorial en Honduras sí le conviene.

El movimiento de resistencia en Honduras está boicoteando las elecciones, llamando para la absención masiva del proceso ilegal. Las calles de Honduras han sido tomadas por miles de fuerzas militares, bajo el control del Pentágono. Con armas avanzadas de Israel, el régimen golpista está preparado para reprimir y brutalizar de forma masiva a los que resisten el proceso electoral. Debemos mantener nuestra vigilancia y solidaridad con el pueblo de Honduras frente al peligro inmenso que lo rodea. Las elecciones de hoy en Honduras constituyen un segundo golpe de estado contra el pueblo hondureño, esta vez abiertamente diseñado, promovido, financiado y apoyado por Washington. Sin importar el resultado de las elecciones, no habrá justicia para Honduras hasta que cese la injerencia imperial.

Sobre la cuestión indígena

En este artículo, el sociólogo reflexiona en torno a la posición del fundamentalismo indígena, a partir del reclamo mapuche sobre tierras en zonas del sur argentino y chileno. Se sorprende por el apoyo que ciertos intelectuales brindan a la causa, el fomento del multiculturalismo y advierte el riesgo de caer en el viejo mito del “buen salvaje”. “Las guerras entre tribus, la esclavitud, el imperialismo, la sumisión de las mujeres, los sacrificios humanos y la antropofagia eran rasgos distintivos de la identidad cultural de los aborígenes”, recuerda aquí Sebreli.

Por Juan José Sebreli. Revista Perfil

Arraigo. Para los indigenistas, la principal reivindicación es el derecho ancestral a los territorios.

La ocupación de tierras por agrupaciones mapuches en Neuquén (el reclamo de poder trabajarla a la manera tradicional sin interferencia de ningún factor extraindígena) y su vinculación con movimientos indigenistas de otros países, en especial con los mapuches del sur de Chile, acordes con el avance del populismo latinoamericano, han desencadenado un conflicto inédito. Los movimientos fundamentalistas indigenistas no ponen el mayor énfasis en los problemas actuales, las carencias de educación, salud, vivienda, trabajo, las injusticias y discriminació

n que sufren tanto como los blancos pobres, por lo que no se trata de una cuestión racial ni folclórica sino social y económica.
Para los indigenistas, en cambio, la principal reivindicación es el derecho ancestral a la tierra, anterior a la llegada de los españoles, y la autonomía de ciertas regiones que transformaría a la mayoría de los americanos que descienden de las sucesivas oleadas inmigratorias en intrusos. Así, los pueblos originarios serían una “nacionalidad oprimida” o una “raza irredenta”, que reclaman por un despojo ocurrido hace quinientos años. El fundamentalismo indigenista incurre, de ese modo, en un anacronismo deliberado porque nunca en la historia se vuelve al pasado, y en el caso de que fuera posible, tampoco sería deseable tal retorno.
La argumentación de los indigenistas se basa en un determinismo telúrico que liga el destino de los aborígenes a la tierra, a la tribu, al clan, a los antepasados, a un dialecto muerto y a rituales mitológicos. Esta cosmovisión ha sido, desde hace largo tiempo, disuelta por los cambios históricos y por la irrupción de la modernidad donde las reivindicaciones están relacionadas con otros valores: la libertad y los derechos individuales, la educación que brinda la posesión de instrumentos para mejorar la vida.
Es significativo que la utopía reaccionaria del indigenismo encuentre el apoyo de un sector de intelectuales: la declaración del Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires es un ejemplo. La coincidencia se debe a las tendencias filosóficas y antropológicas en boga en estos círculos académicos, el relativismo cultural y su consecuencia: el multiculturalismo. Al defender las identidades culturales contra el universalismo moderno, se cae en la contradicción de todo relativismo: aceptar identidades étnicas hostiles a los valores del pluralismo y la diversidad. Los académicos posmodernos recurren asimismo a la antropología estructuralista, que reivindica el “pensamiento salvaje” y rechaza la idea de progreso, en una nueva versión del viejo mito del “buen salvaje”.
Los avatares del pasado lejano son temas para historiadores y no para políticos, que deben responder a los acuciantes problemas del presente. Pero aún desde una perspectiva histórica, las argumentaciones de los indigenistas es errada. La crueldad con los indígenas que implicó la conquista y colonización no autoriza a presentarla como la caída desde la sencillez y la pureza de un anterior idilio pastoril de los pueblos originarios, que nunca existió. Las guerras entre tribus, la esclavitud, el imperialismo de los pueblos más fuertes (de los aztecas, por ejemplo sobre los toltecas), la sumisión de las mujeres, los sacrificios humanos en los ritos religiosos y, en algunas etnias, la antropofagia, eran rasgos distintivos de la identidad cultural de los aborígenes.
También es cuestionable el tema de las riquezas naturales de las tierras americanas expoliadas por la conquista europea. Los indígenas no conocían otros mamíferos que la llama, tanto el caballo como la vaca fueron traídos por los europeos; otro tanto ocurrió con la oveja, el cerdo, el perro, el conejo, las aves de corral. No se conocían la caña de azúcar, el olivo, la vid, el café ni el banano, así como los cereales básicos para la alimentación: el trigo, el centeno, la cebada, el arroz.
No puede hablarse, además, de una civilización americana anterior a la conquista: sólo había una dispersión de grupos étnicos con grados de desarrollo muy distintos, desde pacíficos agricultores a belicosos cazadores, unos carentes de todo gobierno, otros –como los incas– con sistemas totalitarios, algunos en estado salvaje, otros –como los aztecas– eran civilizaciones antiguas similares a las del Egipto faraónico.
En el caso del territorio argentino, los indígenas apenas llegaban al 3 por ciento de la población y se trataba de pueblos nómades que no dejaron huellas de su existencia en ciudades ni monumentos salvo en el noroeste, dominio de los diaguitas, que eran vasallos de los incas. Las distintas etnias originarias no tenían la menor posibilidad de comunicarse entre sí por carecer de una lengua común, por las enormes distancias y la falta total de medios de transporte. Ni siquiera tenían la noción de la existencia de otras culturas, y cuando se producían azarosos encuentros desembocaban en guerras sangrientas. América ingresando en la historia universal como unidad cultural, política, lingüística, con conciencia de sí misma fue consecuencia de la conquista y colonización europea. El aislamiento llevó a los indígenas a la incapacidad para comprender a los extraños. Hernán Cortes comprendía a los aztecas aunque no los quisiera. En cambio los aztecas no comprendían a los españoles. Y desde el mismo momento en que confundieron a los conquistadores con dioses o semidioses, ya estaban derrotados.
Es muy controvertible la teoría de que el dueño de la tierra es el que llega primero. Los pueblos europeos son la consecuencia de las conquistas del imperio romano, y a nadie se le ocurriría hoy borrar esa historia. Tratar de volver a los orígenes es un cuento interminable ya que nunca se encuentran los verdaderos pueblos originarios, los habitantes vienen siempre de otra parte, todos los nativos fueron alguna vez extranjeros. Llevado al extremo la teoría del origen nos obligaría a admitir que, según se supone, los pueblos americanos vinieron de Asia, y si nos remontamos más atrás aún, la especie humana tuvo su origen en Africa.
El indigenismo, como todas las ideologías de las razas puras, es un racismo al revés y como todo racismo ha sido desmentido por la ciencia y la historia. Las culturas que se aíslan están destinadas a desaparecer, las que predominan han sido siempre culturas mestizas, híbridas, y en esa mixtura consiste su capacidad de cambio, su mayor creatividad y la libertad de elegir sus propios estilos de vida. Las sociedades seculares y modernas son interculturales, aceptan la convivencia de las culturas, buscando la igualdad entre todos y atenuando las diferencias, en tanto el multiculturalismo que defiende al fundamentalismo indigenista acentúa las diferencias y no las igualdades, busca la separación en comunidades cerradas y homogéneas centradas en la idea de raza y su consecuencia indeseada es la xenofobia y la hostilidad hacia los otros.

 

Ponencia del ELN al Encuentro Internacional de los Partidos de Izquierda reunido en Caracas.

Chocan dos mundos
Ponencia del ELN al Encuentro Internacional de los Partidos de Izquierda reunido en Caracas.
Pablo Beltrán | ELN Colombia

Bases militares extranjeras en Colombia


Los países del Norte del planeta se debaten en medio de la mayor crisis de su historia y planean reconquistas, como remedio para sus males.

Los pueblos del Sur construimos caminos alternativos y en particular en América Latina somos pioneros de las vías más progresistas. Contando con la unión económica y política, vamos dando pasos hacia la segunda independencia.

Si neutralizamos las reconquistas, presionaremos a las potencias del Norte a cambiar, a buscar otra economía, otra conducta con la naturaleza, otra relación entre sociedad y Estado, y otras relaciones internacionales.

OBAMA

El 20 de enero de 2.009, Obama asume la presidencia de Estados Unidos, en representación de uno de los clanes en pugna por dirigir el imperio, encabezado por Gates el jefe del Pentágono, Hayden el director de la CIA y McConnell el director nacional de inteligencia.

El clan saliente, el de Bush, Condolezza Rice y Dick Cheney le hereda al Presidente Obama, el ambicioso Proyecto por un Nuevo Siglo Americano (PNAC).

Tal Proyecto sigue en pie, tanto en las políticas heredadas de la era Bush, como en los retoques que la era Obama le agrega.

Bush en julio de 2.008 activó de nuevo la IV Flota de su marina de guerra en las aguas de Latinoamérica.

El 31 de mayo de 2008, el Presidente Zelaya anunció que la pista aérea de la Base militar de EEUU en Soto Cano, sería usada para vuelos comerciales y que además allí sería construido un terminal aéreo civil con fondos del ALBA.

Éste 28 de junio, iniciando la era Obama, los militares alumnos de la Escuela de las Américas, dieron el golpe contra Honduras y su Presidente Zelaya.

GLOBALIZACIÓN MILITAR

La sobre expansión militar global de EEUU, además de ineficiente, se convirtió en pesada carga financiera.

En septiembre de 2.008, con la crisis financiera internacional se agudizó la crisis capitalista mundial.

Crisis que aceleró la declinación de la hegemonía del imperialismo norteamericano y evidenció un momento de caos, que tiende a la recomposición de bloques de poder global.

“Un gendarme en bancarrota y con misiles”, puede considerarse hoy a los EEUU, al poseer la más grande maquinaria militar de la historia, débilmente sostenida por su crisis económica; pero de difícil neutralización, pese a la necesidad de hacerlo, por ser la fuente principal de desorden mundial.

El Pentágono en su Informe sobre la estructura de bases militares (Base Structure Report) del 2.005, reconoce poseer 737 en 130 países (699 pequeñas, 22 medianas, 16 principales), 25 más que las reportadas en 2.003.

Los países que ejercen de escuderos del imperio en su respectiva región, como Israel en el Medio Oriente, Marruecos en el Norte de África, Afganistán en Asia Central, México en Mesoamérica y Colombia en Suramérica; una vez asumen esta función, son convertidos de inmediato en narco países, para financiar sus gastos de guerra.

El 23 de septiembre de 2.008 el Secretario General de la ONU y el jefe de la OTAN, firmaron un Acuerdo a escondidas del Consejo de Seguridad, sobre el “desarrollo de tareas operativas conjuntas para el mantenimiento de la paz (por ejemplo) en los Balcanes y Afganistán”. La Cancillería rusa rechaza tal Acuerdo por “crear una estructura político?militar ilegal”, pues la ONU cede parte de su inalienable potestad del monopolio de la fuerza, a 26 países miembros de la OTAN, en detrimento de los restantes 166 países de la ONU.

En 2.007 los gastos militares de la OTAN subieron hasta los 1.200 miles de millones de dólares, la mitad de esta suma la gastan los EEUU. Estos gastos de la OTAN representan el 70 por ciento del total mundial.

NUEVO ORDEN INTERNACIONAL

El pasado 28 de septiembre, el presidente del Banco Mundial dijo que “el dólar como moneda de referencia mundial, tiene los días contados”, recordando la urgencia de reestructurar las Instituciones financieras internacionales (FMI, BM, etc.), creadas en 1.944, por acuerdo entre los vencedores de la Segunda Guerra Mundial. De estos pactos también surgieron la mayoría de Bases militares extranjeras de EEUU, entre ellas, las 73 existentes en Alemania, con mil soldados en promedio cada una.

Antes, el 24 de septiembre, en Pittsburg (EEUU), el Grupo de los 20 (G?20) se había auto nombrado, como reemplazo del G?8, el exclusivo club de las ocho naciones más ricas, más Rusia. Es de esperar que la reestructuración de las instituciones internacionales se procese en el G?20, que cuenta con una mayoría de la OTAN y sus aliados.

Cabe preguntarse si, uno de los Objetivos del Milenio trazados en las Naciones Unidas, como el de “crear una alianza mundial para el desarrollo”, quedaría ahora bajo responsabilidad del G?20.

La propuesta del ALBA presentada a nombre del G?192 (la totalidad de integrantes de la ONU), en la Cumbre de Naciones Unidas de este año sobre la crisis económica, recoge soluciones vistas desde los intereses la mayoría de la humanidad, que constituimos las naciones del Sur.

De un mayor alcance para los pueblos, son las uniones Sur?Sur, como la iniciativa ASA, Alianza entre África y Suramérica.

CONFLICTO COLOMBIANO

El prolongado conflicto social, político y armado colombiano, no es reconocido como tal por el gobierno de los EEUU.

Como en toda América Latina, en Colombia, dos siglos de república oligárquica deja a los ricos más ricos, además del desmedido vaciamiento de riqueza nacional hacia el extranjero, en contraste con las penurias de la gran mayoría. La protesta y rebeldía contra este orden de exclusión y dependencia, lo intentan sofocar con terror de Estado, con lo que el conflicto nacional se degrada cada día.

La estrategia del Departamento de Defensa (Pentágono) para el conflicto colombiano es derrotar a los revolucionarios y luego negociar con ellos.

Las caracterizaciones oficiales estadounidenses sobre el conflicto han evolucionado. Primero, lo vieron como una problemática de subdesarrollo, luego como país mafioso ingobernable y ahora como amenaza terrorista.

El Pentágono elaboró en 1.998, el denominado Plan Colombia, presentado inicialmente como ayuda para el desarrollo, luego como parte de la “guerra contra las drogas” y desde 2.001, fue etiquetado como componente de la “guerra global contra el terrorismo”.

En diez años de aplicación de este Plan, los EEUU reconocen haber enviado 6.704 millones de ayuda oficial al gobierno de Bogotá, 79 por ciento para gastos militares y 21 para “ayudas humanitarias”.

El logro de las metas del Pan Colombia es diciente: no logró la derrota de la insurgencia; multiplicó la producción de cocaína hasta las 1.000 toneladas anuales; posesionó en el país a los carteles de la droga con quienes se aliaron para hacer contrainsurgencia; profundizó la dependencia de Colombia de la estrategia norteamericana, aislándola del resto del continente y con las “ayudas humanitarias” aumentaron la corrupción de la elite gobernante. El mayor logro de éste Plan, si fue haber convertido a Colombia en la principal potencia militar de Latinoamérica.

El día en que los EEUU reconozcan al conflicto colombiano, como un conflicto interno multifacético ?sin reducirlo al elemento insurgente?, asumirían el compromiso de impulsar la solución política de él, quedando con un enorme vacío en sus actuales planes de despliegue, para la reconquista de América Latina.

CONFLICTO ANDINO

Con Bush, se creó la Iniciativa Regional Andina, con el propósito de controlar a los gobiernos democrático populares del área que comenzaron a tomar distancia de las recetas de EEUU; pero la propaganda estadounidense proclamó, que su objetivo era evitar el “desbordamiento del conflicto colombiano” hacia los países vecinos.

Estos mismos pueblos y gobiernos que escapan del control de Washington, son poseedores de considerables recursos energéticos y de toda clase; que cada vez son más indispensables para las potencias del Norte.

Los datos oficiales reconocen que los colombianos en el exilio pasan de 5 millones, más del 10 por ciento de la población.

Los que en su gran mayoría emigran a los países fronterizos vecinos, sobre todo a Venezuela y Ecuador.

La afección sobre los países vecinos, por parte de componentes del conflicto colombiano, es diversa. Los Cárteles de las drogas colombianos, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), han ampliado sus dominios hacia Centro América, México, el Caribe y el Cono Sur.

Llama la atención la reciente ampliación de exportación de cocaína por Venezuela, por parte de los Carteles colombianos de drogas aliados de la Agencia anti droga de EEUU (DEA); lo que ha corrompido a agentes de instituciones estatales y dado lugar para que ese país sea acusado por el Pentágono, como permisivo con el narcotráfico.

La estrategia comunicacional del Pentágono distrae esta realidad y enfoca su propaganda sobre la “porosidad de las fronteras”, que permite a la guerrilla transitar sin control por ellas. Cuando estadísticas de la última década demuestran que el accionar insurgente de manera gradual ha dejado de desarrollarse en las fronteras.

En noviembre de 2.004, en la Sexta Conferencia de Ministros de Defensa de América, realizada en Quito, Donald Rumsfeld, el jefe del Pentágono quedó en inmensa minoría y no pudo hacer aprobar su iniciativa de crear un Fuerza multinacional de intervención en Colombia ni logró que se clasificara como amenaza terrorista, al conflicto colombiano.

En respuesta por este desaire, desarrollaron en Caracas la operación de secuestro y traslado a Colombia de Granda ?el vocero de las FARC?, mientras asistía al Foro Social Mundial, en diciembre de 2.004. Agresión que se constituyó, en el primer paso para la internacionalización del conflicto colombiano.

El segundo paso de internacionalización, consistió en la agresión militar colombiana contra territorio ecuatoriano del 1 de marzo de 2.008, usando armamento otorgado por EEUU, en la que murió el comandante Reyes de las FARC y otras 20 personas, entre ellos cuatro ciudadanos mexicanos y un ecuatoriano.

En una clara retaliación por la decisión ecuatoriana de sacar la Base militar, que EEUU mantenía en Manta.

LA UNION DE NACIONES SURAMERICANAS

Con la creación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en 2.007, se afianzan los procesos de unidad económica y política continentales, permitiendo desarrollar políticas propias de seguridad y defensa, dentro de las que está en elaboración una estrategia de lucha contra el crimen.

El régimen colombiano se ha integrado a UNASUR, pero actúa con recelo frente a hacer parte plenamente, de los recientemente creados Consejo Suramericano de Defensa (CSD) y del Consejo Suramericano de Lucha contra las Drogas (CSLD); al mantener su exigencia de declarar al conflicto colombiano como un brote terrorista, decisión que ningún otro país de la Unión comparte.

Esporádicamente, los gobernantes colombianos presionan a UNASUR y amagan con retirarse del CSD. Es natural tal rechazo al proceso suramericano, dado que el plan de Washington desde principios de 2.006, ha sido constituir un grupo de países como aliados extra OTAN en Latinoamérica, entre los que se encuentra Colombia.

Con el anuncio de clausura de la Base militar de EEUU en Manta, Ecuador; en Washington desde febrero de este año, comenzaron a desarrollar un Tratado para trasladar sus instalaciones a territorio colombiano, el que apenas pudieron terminar de negociar el 14 de agosto.

El Presidente Uribe no quiso acudir a la Cumbre de Quito de UNASUR del 10 de agosto, para evitar poner en riesgo la firma de este Tratado con los EEUU, a causa del creciente rechazo a la implantación de Bases militares extranjeras en cualquier país de la Unión.

Aislado, por su decisión de multiplicar las Bases militares de EEUU en territorio colombiano, al régimen de Bogotá no le quedó otra opción, que la de hacerse presente el 28 de agosto, en la nueva Cumbre de UNASUR de Bariloche, Argentina, para tratar de justificar la concesión de numerosas instalaciones militares colombianas, para una real invasión de tropas de Washington, a esta esquina de Suramérica.

El inverosímil argumento esgrimido por Uribe en Bariloche, es que tales Bases militares de EEUU en Colombia, “no son Bases, sino otra cosa distinta”.

SI SON BASES MILITARES EXTRANJERAS

La piedra del escándalo son las Bases militares de Palanquero en el centro del país, Apiay en las llanuras del río Orinoco, Malambo sobre el Caribe, Larandia en la Amazonia, Tolemaida al lado de Bogotá –la mayor de Colombia? y Bahía Málaga sobre el océano Pacífico.

La historia de este escándalo, que permitió abrir el debate continental sobre las Bases militares extranjeras, nace en el agotamiento de los fondos provenientes del extinto Plan Colombia. Los EEUU exigieron la Base de Palanquero para reemplazar a la de Manta, pero el gobierno además ofreció las otras, para así obtener un nuevo flujo de ayuda militar.

Hay que recordar que desde hace 11 años que se inició el Plan Colombia, se encuentran instalados en territorio nacional 1.400 asesores militares de EEUU; acantonados en las 7 Bases mencionadas, además de otras como las de Saravena y Caño Limón sobre la frontera con Venezuela; Tres Esquinas en la triple frontera de Perú, Ecuador y Colombia; varias en el Guaviare sobre la Amazonía y Orinoquia.

El Base Structure Report presentado al Congreso en 2.007, reconocía que EEUU poseía en Colombia seis Bases militares.

La realidad objetiva demuestra que se superponen dos procesos en una sola simbiosis: por un lado el régimen colombiano necesita inyectarle combustible a su maquinaria militar y por el otro, los planes de Washington en el continente requieren de dicha máquina de guerra.

El debate sobre las Base militares extranjeras se puede resumir en estos puntos.

1. La actual estrategia del Pentágono denominada “Global En Route Strategy 2.009 (GERS 2.009)”, cambia la modalidad de sus Bases militares en el extranjero, ahora se proponen dejar de hacer Bases fijas, para evolucionar hacia Bases más flexibles, en las que comparten riesgos y costos con escuderos extranjeros. Esta GERS 2.009 determina que Palanquero debe ser el reemplazo de Manta.

Las sofisticadas plataformas volantes de inteligencia, los E3 AWAC y los gigantes aviones de guerra C 17, que antes operaban desde Manta, ahora lo harán desde Palanquero. Manta era una Base militar extranjera de la era de Bush; Palanquero es ahora una Base militar extranjera de la era de Obama.

2. Es concluyente el hecho que tamaño despliegue militar sirve a los planes de reconquista continental de EEUU, con el que desarrolla una real invasión militar de Colombia, que altera el equilibrio de fuerzas en América Latina.

El Tratado para la implantación de las Bases militares de EEUU en Colombia, dice que las tropas norteamericanas no atacarán a un tercer país desde territorio colombiano, pero enseguida prevé que tal dispositivo militar opere desde aguas internacionales, localizadas enfrente de Colombia. Ésta, sería la plataforma de agresión más posible, que surgiría en el futuro inmediato.

No es desestimable que nuevos despliegues de tropas extranjeras en Latinoamérica puedan provenir de otros integrantes de la OTAN, como Francia, que acaba de reingresar a esta Alianza y de volver a construir Bases militares en África.

Las potencias del Norte del planeta sufren de una recaída en el Colonialismo y en correspondencia simbiótica, no cesan de aparecer gobernantes que asumen la función de colonizados.

3. Tener una Base militar extranjera en un territorio, significa ser una colonia, así lo ha sido desde siempre.

En Colombia, se acallan con fuerza las voces que rechazan la inmunidad diplomática con que se arropan los asesores militares estadounidenses, que les ha permitido durante 11 años, burlar la justicia nacional en innumerables hechos de tráfico de cocaína, pedofilia, homicidios, etc.

Este 1 de noviembre apenas entrará en vigencia en Colombia, la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI), pero tampoco podrá juzgar a los militares de EEUU, que cometen crímenes en Colombia. Dado que el gobierno de Bogotá, alertado por Washington, colocó como condición en 1.999, para suscribir el Tratado de la CPI, que se eximiera de su jurisdicción a las tropas estadounidenses estacionadas en territorio colombiano.

Once años de Plan Colombia dejaron al país más subordinado a la estrategia de los EEUU, ahora con esta invasión militar, el resultado será una situación de mayor sumisión.

4. En cuanto a los problemas aducidos por el régimen colombiano para justificar esta invasión militar de los EEUU, con anterioridad se demostró el fracaso de las soluciones militares intentadas hasta ahora desde Washington y Bogotá.

Casi 4 décadas de “guerra contra las drogas” han resultado en un fracaso total al incrementar el consumo, multiplicar la producción, fortalecer las mafias de traficantes y llevar a la crisis a los países. Se impone entonces, buscar otras soluciones no militares.

Cinco décadas perdidas en anti subversión, luego de contrainsurgencia y ahora de “guerra global contra el terrorismo”, han hundido a Colombia en la más grave crisis nacional de su historia. En sana lógica, es un imperativo buscar una solución política para el conflicto interno.

LA PAZ

Crece el clamor de los colombianos por la solución política del conflicto, el más importante de ellos es la movilización lideradas por organizaciones indígenas y varios sectores sociales, organizados en la Minga Social, que durante 5 años seguidos resiste a los estragos causados por el capitalismo salvaje, al tiempo que plantea como alternativa, la construcción de un Nuevo País.

La Minga realizada en este mes de octubre, a través de sus voceros indígenas, denunció que detrás de las Bases militares extranjeras, vendrían las Corporaciones transnacionales a seguir despojando los recursos de sus territorios ancestrales.

Cada vez un mayor número de colombianos rechaza la subalternidad, en que el régimen dominante ha postrado a Colombia ante de los EEUU y se pronuncian por el establecimiento de unas relaciones internacionales dignas.

Aún mayor es el sentimiento nacional que exige detener la maquinaria de guerra, buscar una salida política al conflicto y dejar de ser un país escudero de los planes militares de EEUU para el continente.

Con ocasión de la Cumbre de UNASUR en Bariloche, el ELN solicitó a su Presidencia Pro tempore, que la Unión acompañara un proceso de solución política del conflicto. (Ver Carta anexa dirigida al Presidente Rafael Correa en agosto 25.)

Esperamos que los pueblos hermanos nos escuchen, para entre todos poder crear rutas viables de paz con justicia social para Colombia.

Para terminar, quiero informar del restablecimiento de comunicaciones entre el Secretariado de las FARC y el Comando Central del ELN, lo que hace posible iniciar a tratar y resolver, los vergonzosos e inadmisibles enfrentamientos entre Frentes, en algunas regiones del país.

Documento de la Fuerza Aérea de EE.UU. sobre acuerdo con Colombia fue alterado

El documento, fue modificado más de seis meses después de presentado ante el Congreso estadounidense. (Foto: Archivo)

La periodista e investigadora, Eva Golinger, realizó la denuncia por medio de un artículo de su autoría publicado este viernes donde indicó que, a pesar del cambio de lenguaje, las intenciones de El Pentágono siguen siendo las mismas, sólo que ahora están disfrazadas.

TeleSUR 27/11/09

El documento original de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, entregado al Congreso de ese país en mayo de 2009, ha sido alterado por el gobierno estadounidense y publicado de nuevo el 16 de noviembre en un intento de enmascarar sus intenciones bélicas en el mundo, denunció la abogada e investigadora Eva Golinger en un artículo divulgado este viernes.

El texto oficial de la Fuerza Aérea de EE.UU., que fue revelado y denunciado por Golinger el pasado 4 de noviembre, explicaba la justificación que dio el ente militar para la solicitud de 46 millones de dólares, que radicaba en supuestas mejoras para las instalaciones en una de las siete bases militares que Washington instalará en Colombia bajo el respaldo del acuerdo entre ambas naciones firmado el 30 de octubre pasado.

La investigadora estadounidense señala en su artículo que el documento original de la Fuerza Aérea de mayo 2009 hace hincapié en la importancia de la base militar de Palanquero, al centro de Colombia,  para realizar operaciones militares de “amplio espectro” a nivel continental e indicaba la necesidad de invertir 46 millones de dólares para acondicionar las instalaciones de la base; lo que la convertiría en una Localidad de Cooperación en Seguridad (CSL, en inglés) de EE.UU.

La modificación del documento original, enviada el 16 de noviembre al Congreso de EE.UU. titulado “Addendum para reflejar los términos del Acuerdo de Cooperación en Defensa entre EEUU y Colombia firmado el 30 de octubre de 2009”, altera por completo el lenguaje original, por lo que ahora el texto no hace mención del establecimiento de una CSL en Palanquero; sin embargo, mantiene el mismo proyecto multi-millonario para construirlo, y sólo reduce la solicitud a sólo 43 millones de dólares.

“Simplemente fue cambiado el lenguaje que provocó reacción de toda América Latina, eliminando las referencias sobre las operaciones de ‘amplio espectro en una sub-región crítica (…) donde la seguridad y estabilidad están bajo amenaza constante de (…) los gobierno anti-estadounidenses'”, indica Golinger.

Otro aspecto que también contemplaba el documento de mayo de la Fuerza Aérea de EE.UU., era la identificación de la base de Palanquero como un sitio perfecto para poder implementar la “misión de movilidad” global “porque garantiza el acceso a todo el continente de Sudamérica con la excepción de Cabo de Hornos”; mientras que en la modificación de noviembre se eliminó todo el lenguaje y las referencias sobre la estrategia de movilidad global del Pentágono.

Finalmente, Eva Golinger indica que el documento modificado elimina el lenguaje original sobre las operaciones de inteligencia, espionaje y reconocimiento que realizarán desde la base en Palanquero y se ha cambiado toda referencia a operaciones de “alcance global”, “teatros de seguridad” y el aumento de la capacidad de las Fuerzas Armadas estadounidenses para realizar una “guerra de forma expedita” en la región.

Las intenciones detrás del acuerdo militar entre Estados Unidos y Colombia siguen siendo las mismas, a pesar de las modificaciones del documento de la Fuerza Aérea de EE.UU, realizadas más de seis meses después de la entrega del documento original en el Congreso, agrega Golinger, pues no existe evidencia ninguna sobre un cambio de la estrategia de movilidad global del Pentágono.

“Washington puede intentar borrar su lenguaje sobre sus intenciones de guerra, espionaje y operaciones militares en América Latina, pero no podrá borrar la verdad. El documento original del mayo 2009 de la Fuerza Aérea de EE.UU. sigue siendo la justificación principal para el acuerdo militar entre con Colombia”, concluye la periodista e investigadora, Eva Golinger.

teleSUR / ve-PR