Por entrevista en Que Pasa "Voto Perdido"

Respeto profundamente al compañero Andrés Pascal en toda su dimensión política y personal, así como su trayectoria y aporte al desarrollo de la izquierda revolucionaria en Chile, pero esta vez paso. Ni siquiera estoy completamente seguro de que no tenga la razón en muchos sentidos. Simplemente, con los años, he ido perdiendo mucosa intestinal y ya no tengo estómago, ni paciencia, ni ganas, como para digerir un constructo tan sofisticado, tan complejo, tan elaborado.

Ya no tengo tiempo ni interés en hacer cosas que a simple vista son absolutamente contradictorias con el objetivo que decimos buscar. En otras palabras, a mí nadie me va a convencer que para subir el Aconcagua primero es necesario excavar.

No entiendo qué quiere decir exactamente Andrés con eso de “perder el voto”. ¿Estará hablando de la probabilidad de ocurrencia de un evento en el nivel de la física clásica, algo como que el voto se cae accidentalmente de la urna o se le queda en el taxi al tipo encargado de trasladar los papeles desde los locales a la sede del Servicio Electoral?.

En estricto rigor, si voto por Arrate o por Troncoso o por Soto, todo indica que quedará registrado que a lo menos hubo una persona que marcó esa opción, lo cual constituye, desde ya, una señal. Si otras personas hacen lo mismo, esa señal será más intensa. O sea, el voto no se ha perdido.

Quizás el tema de fondo sea otro. Tengo la sensación de que Pascal piensa que votar por Arrate es una renuncia a lo que percibe como una cierta probabilidad de que Marco y sus amigos ganen la elección y accedan al “Poder”,
esa curioso símbolo de completitud fálica que si uno lo mira con atención, es absurdo, es infantil. Es más, si Marco obtuviera el 99 por ciento de los votos, tampoco pasaría absolutamente nada importante.

A estas alturas, me importa un comino “perder” mi voto.

En ninguna parte, en ningún lugar, el amo de ayer y de hoy va a permitir que algo o alguien que de verdad se disponga a realizar las transformaciones imprescindibles para que la vida no sea una pesadilla colectiva, acceda al poder real. Jamás se ha escuchado o se va a escuchar al amo decir: ah, usted ganó las elecciones, haga lo que tiene que hacer para que se produzca la equidad y se materialice la dignidad que usted anunció en su discurso. Eso no va a ocurrir. O por lo menos no va a ocurrir así.

Ellos han construido un paraíso a su medida. Jamás van a ceder en nada realmente importante, no van a entregar nada que no provenga de un recipiente de producto cosmético.

No hay votos perdidos en una elección que ya está perdida, que no es real, que no existe, que no es más que un juego para ver a quién le toca el turno de ocupar determinadas oficinas.

Les regalo mi voto perdido.

Mauricio Feller

http://www.cuadernosdelargonauta.blogspot.com

Homenaje a los Hermanos Vergara – Manu Chao

Le gustas tú

Por Sergio Benavides (source:La Nacion)

Mensajes por los hermanos Vergara y arengas de un grupo mapuche en el show de Manu Chao en el Velódromo. No se hizo de rogar: volvió y volvió al escenario.

Viernes 27 de noviembre de 2009

Le gustas tú

Abrió pasado las 21:30 y dedicó el show a la familia Vergara de la Villa Francia. Está enterado y no se lo contaron recién. Pidió una entrada con valor máximo de once mil pesos y se reunió con comunidades mapuches. A la casa discográfica, que recién editaba su última producción, no le dio ni la hora.

Manu sigue su camino, ese que parece vereda pero que genera adhesión y negocio en las afueras del recinto pese a no contar con grandes campañas de propaganda. Hay quienes dicen que la vende, el asunto es que Manu Chao no toma el camino fácil con la prensa ni la promoción.

En el escenario lo de siempre. Justifica la entrada, hace catarsis por casi tres horas. Su mirada es el reggae en todas sus formas. Roots, rumbeado, pop, punk. Siempre con un hilo conductor que ayer en el velodromo del nacional se llamó “radio bemba”. Una entrada a ese infinito melódico que lleva al público a siempre terminar tarareando una melodía nueva pero que parece familiar.

La banda conoce su oficio y transpira energía. Se pasean por los balcanes, para entrar al rap y a la salsa y otros ritmos latinos, todo con ese sedazo sonoro característico del francés y sus músicos.

Bienvenida tijuana, bienvenida mi amor. Hoy día luna día pena. Por la carretera. Todos es mentira la verdad. Me estás dando mala vida. Me llaman el desaparecido. La vida es una tombola. O niña macoña. Todas frases de un repertorio conocido, de un sampler eterno que hizo entrar en trance a esos once mil fieles que siguieron una procesión de un músico que desordena en su orden, que se golpea el corazón con el micrófono durante largos minutos y parece no terminar nunca con su concierto.

Dirigentes mapuches al escenario que hablaron de Pascua Lama, Barrick, Celco y soberanía. Aplausos y Manu Chau recibe una bandera que amarra a la cintura para agradecer y seguir con un repertorio que incluye la furia y el funky de Mano Negra. Consignas por la población La Victoria y algunos gringos que giran en extasis. ¿Sabrán lo que es la victoria? ¿Lo sabrá Bono cuando viene? Aplausos, euforia, satisfacción, la banda toca hasta que la gente lo pide, y esa gente esperará un par de años por el regreso. Pero vale la pena, los que fueron lo saben. Siempre es catarsis, parecida, pero catarsis. Y Manu llama y dice. “Pase lo que pase… sea como sea… próxima estación… esperanza”. Que así sea.

Gabriel Salazar gana millonaria demanda laboral contra el Arcis

23 de Noviembre de 2009

Premio Nacional de Historia recibirá más de $ 30 millones y el pago de cotizaciones y feriados impagos

El destacado académico fue removido de su cargo en 2006, acusado de ser el instigador de la toma de esa universidad, la que terminó con la salida de la rectoría del ahora presidenciable Jorge Arrate. Todo, en el marco del proceso de reforma dirigido por el ex MIR Max Marambio -actual jefe político de ME-O-, en sociedad con el Partido Comunista. El salvataje de la universidad implicó un préstamo blando de 8 millones de dólares concedido por el gobierno de Hugo Chávez.

Por Jorge Molina Sanhueza

El académico Gabriel Salazar, quien recientemente fue merecedor del Premio Nacional de Historia, ganó una demanda laboral por “despido injustificado” en la Corte Suprema, en contra de la Universidad de Artes y Ciencias Sociales (Arcis), su empleador hasta 2006. La institución deberá pagarle por los años de servicio más de $ 30 millones, como también las cotizaciones previsionales y feriados legales, los que desde 1991 nunca le fueron cancelados.

Así lo establece el fallo de la Cuarta Sala del máximo tribunal,fechado el 29 de octubre pasado, y que publica íntegramente El Mostrador. En este, el máximo tribunal confirmó la resolución dictada por el Sexto Juzgado Laboral de Santiago y el tribunal de alzada capitalino.

Más allá de este triunfo judicial de Salazar, se esconde una de las polémicas intestinas que se vivieron al interior de Arcis en 2006 -y por extensión al interior del PC – cuando se produjo una toma de varias semanas por parte de un grupo de estudiantes, quienes se oponían a que el ahora presidencible Jorge Arrate siguiera en el cargo de rector de la casa de estudios. Eso en el marco de un proceso de reestructuración promovido por el actual jefe político del candidato Marco Enríquez, el ex MIR Max Marambio.

La toma dejaba en mal pie a la universidad. La credibilidad y continuidad del proyecto iban al descalabro, hasta que se impuso el criterio de Marambio y el de Juan Andrés Lagos, el hombre del PC en la institución. El abogado Carlos Margotta asumió como rector para ordenar la casa. Marambio, en tanto, desde la presidencia del directorio hizo distintas gestiones comerciales para inyectarle capitales nuevos a la casa de estudios . “Le perdimos el temor a ser políticamente incorrectos”, aseguró en su oportunidad el ex mirista.

Pero los cambios siempre dejan muertos en el camino. Y uno de ellos fue el propio Salazar, quien aún no era premiado con el máximo galaradón nacional. El académico fue destituido de su cargo y, de acuerdo a los antecedentes que constan en el expediente judicial, se le ofreció que siguiera haciendo clases, en vez de ser el decano de la Facultad de Humanidades, la que se fusionaría con la de Artes y Ciencias Sociales.

Pese a la crisis interna, los despidos de trabajadores y la toma, finalmente las manos de Marambio y Lagos lograron imponerse y en 2008 Arcis consiguió un millonario crédito del gobierno venezolano de Hugo Chavez, quedándose la sociedad Marambio-PC con el control de la institución.

El pato de la boda

Al momento de la toma de 2006, los directivos de Arcis culparon a Salazar de haber sido el artífice de las acciones estudiantiles, hecho que el académico siempre ha negado.

“Me convertí en el gran chivo expiatorio para la corporación y el directorio”, declaró en junio de 2006 entrevistado por el diario La Nación.

En el expediente laboral es posible encontrar algunas de las razones esgrimidas por el Arcis para que la justicia rechazara “en todas sus partes” la demanda y que a Salazar se le condenara, incluso, a pagar las costas del juicio. Tampoco se le quería reconocer el tiempo trabajado, atendido a que no estaba suscrito al convenio colectivo, entre otros tecnicismos jurídicos que el juez (s) Victor Bergamin, desechó uno por uno en su resolución del 22 de julio de 2008, dándole la razón al académico, ya que Arcis no logró probar sus argumentos.

Lea el fallo de la Corte Suprema

Lea el fallo laboral de primera instancia

 

Arrate pasa a segunda vuelta

escrito por René Dintrans
viernes, 27 de noviembre de 2009

Arrate está subiendo, viene tomando fuerza, no es un huracán, es el candidato que cada vez que está en vitrina hablando con su pedagógica voz se hace más querido, más creíble, más posible.

Me ha sorprendido la cantidad de gente que ha votado anteriormente por Lavín que me ha confesado su preferencia por Arrate, y muchísima gente que votó por Bachelet me ha dicho que no duda en entregarle su apoyo en este trance. Conozco varios militantes DC, que podría identificarlos, que me han asegurado su apoyo a Jorge Arrate.

La última encuesta CEP, que sabemos va atrasada, registró ese vertiginoso avance. Arrate recuperó todos los electores que M E-O había captado desde la Izquierda dura, ahora se dirige a la Izquierda blanda, voto duro de la Concertación , voto de centro-izquierda, que se ve identificada con su discurso en cada intervención que el candidato tiene la oportunidad de darse a conocer.

Ellos se preguntan: ¿por qué no proclamaron a Jorge Arrate como candidato de la Concertación , que pese a lo corto de su campaña ha demostrado ser muchísimo mejor candidato que Eduardo Frei?

Si tomamos los últimos datos de la CEP que fueron elaborados hace muchísimo tiempo de campaña pero poco tiempo cronológico, en uno o dos meses de inédita incertidumbre en que nadie parece estar  conforme con su candidato, excepto los que están conociendo al candidato que parecía ir a dar solamente un saludo a la bandera, podríamos concluír en el promisorio futuro que espera a la candidatura de la Izquierda.

En tierra derecha se está definiendo la 1ª vuelta, y todo indica, que el último caballo viene avanzando por los palos metiéndose en el grupo de los 4. Nadie tiene asegurada esta carrera.

Esos datos de la CEP fueron los siguientes:

Piñera: 36%
Frei: 26%
MEO 19%
Arrate 5%
(no vota, vota blanco o nulo: 14%)

Para nadie es un misterio, que la candidatura de Frei está en serias dificultades, sus electores se encuentran decepcionados, desorientados. Sus dirigentes dan muestras de nerviosismo, meten contínuamente la pata. En suma, es una candidatura muy vulnerable que está siendo acosada de cerca por el fantasma Enríquez-Ominami.

Si hacemos el ejercicio de un silencioso descalabro de la candidatura Frei en favor de Arrate.

Si la gente de la Concertación pasa de la admiración que ha recogido en Arrate, y la transforma derechamente en intención de voto.

Si ocurre que una significativa parte del electorado de la Concertación que se considera de Izquierda, reflexionando en conciencia, obligados por nobleza reconoce que sus ideales de toda la vida están decididamente más cerca de Arrate que de Frei.

Si poco más de 1/3 de ese electorado se vuelca hacia Jorge Arrate, eso significaría 9 puntos porcentuales a favor de él. Es decir, Arrate tendría sus 5 puntos porcentuales más los 9. Y Frei sus 26 menos 9, es decir 17.

Arrate también es amenaza para ME-O, no en vano los meoístas  erróneamente repiten hasta el cansancio que votar por Arrate es votar por Frei. Los votos de Enríquez son muy volátiles, han sido captados en poco tiempo y en poco tiempo también se pueden evaporar. De modo que no sería extraño que Arrate ya le haya quitado a ME-O 3 puntos porcentuales.

Sumando y restando:

Frei: 26 – 9 = 17
ME-O: 19 – 3 = 16
Arrate: 5 + 9 + 3= 17

Nadie puede cantar victoria antes de que se realicen las elecciones, los partidos se ganan jugando, puesto que si estos se ganaran con los números, nadie tendría necesidad de competir. El papel lo aguanta todo, incluso el hipotético triunfo de Frei.

Atte. René Dintrans
erredintrans@yahoo.es

http://blogdintrans.blogspot.com/

SER O NO SER

Manuel Cabieses Donoso
(Publicado en Punto Final, edición Nº 699, 27 de noviembre, 2009)

A 15 días de las elecciones, la diezmada Izquierda chilena se encuentra otra vez atrapada entre la nada y la servidumbre a un proyecto ajeno, entre ser una fuerza independiente que abra un camino de liberación o resignarse a un espacio para vegetar en la institucionalidad burguesa. De un lado, el vacío: el voto nulo o en blanco, la abstención o el voto frívolo que fomentan El Mercurio y la TV. En definitiva, ser un cero a la izquierda. De otro lado, apoyar a una Concertación en crisis a través del Juntos Podemos. Votar por Arrate que levanta un programa de Izquierda como la Asamblea Constituyente o la renacionalización del cobre. Y después, en enero, votar por Frei para atajar a la derecha, como ya hicimos con Lagos y Bachelet. La pesada cruz del mal menor: votar por un candidato cuyo decepcionante desempeño como presidente ya conocemos. Todo sea para impedir que un empresario de oscuro historial como especulador financiero llegue a La Moneda con todos los herederos de la dictadura. Un papel frustrante pero razonable para una Izquierda debilitada. ¿Quién en sus cabales optaría por el mal mayor? Entre prolongar el ocaso de la Concertación, desgastada por la corrupción y un pragmatismo sin principios, o legitimar a una derecha golpista y terrorista, no hay mucho margen de duda. Más de lo mismo o algo peor. La Izquierda necesita un mínimo de condiciones para rehacerse. Y eso corre peligro bajo un gobierno de la derecha. De manera que si Piñera no gana en primera vuelta -lo cual puede ocurrir-, en enero estaremos haciendo fila para votar por la otra derecha, la de los nuevos ricos de la Concertación.

Otra vez llegamos desarmados a la coyuntura electoral. Sin siquiera comenzar la construcción del movimiento social y político capaz de sostener una alternativa independiente de Izquierda. Llevamos años perdiendo el tiempo en el bla,bla, sin asumir esa tarea, lamiéndonos nuestras derrotas, evocando el pasado para no criticar el pauperismo ideológico y orgánico de hoy.

La preocupación por el futuro rebrota cuando llegan las elecciones. Entonces el Partido Comunista, de honorable historia pero de secular vocación reformista, se encarga de levantar un tinglado electoral que designa a un candidato con un programa de circunstancias. Ese “frente” electoralista, que desaparece la misma noche de los cómputos, se guía por los intereses del PC, como es natural. Pero no hay que confundirlos con los intereses mucho más amplios, variados y de largo plazo de esa Izquierda que pena en las sombras sin lograr todavía corporizarse. Lo que haga o deje de hacer el PC no debe servir de excusa para no ponerse a construir la Izquierda independiente, democrática y socialista que hace falta. Ese proyecto no puede amarrarse a la suerte de la Concertación, so pena de ser arrastrado por la vorágine de su fracaso. La Izquierda tiene que abrir un nuevo camino, cuyo destino es el socialismo.

Nos enfrentamos a la posibilidad que la derecha gane las elecciones y debemos prepararnos para ello. Hay que estar listos para enfrentar la peor eventualidad. Piñera pertenece a la calaña de gobernantes de su amigo el colombiano Alvaro Uribe, cómplice de narcotraficantes y paramilitares, asesino de dirigentes sindicales y defensores de derechos humanos. Uribe no ha vacilado en entregar la soberanía de Colombia para instalar las bases militares norteamericanas que apuntarán al petróleo, el agua y demás recursos de Venezuela, Brasil y del resto de Suramérica. El imperio está desplegando con vigor su estrategia para detener el socialismo en América Latina. Un profundo conocedor de la región, Fidel Castro, ha escrito: “Sostengo el criterio de que antes de que Obama concluya su mandato habrá de seis a ocho gobiernos de derecha en América Latina que serán aliados del imperio” (Una historia de ciencia ficción, 12/11/2009).

Aunque todavía no se ha dicho la última palabra, Chile es uno de esos probables enclaves en la onda reaccionaria que inició el golpe de Estado en Honduras. Ello plantea -como una necesidad de supervivencia- iniciar la construcción de una Izquierda independiente en Chile para unirnos a los que luchan por salvar a la Humanidad de la locura depredadora del capitalismo. Eso exige optar entre ser o no ser. Y es tiempo de ser.